Receta de Merengue Suizo

El merengue suizo es una crema batida utilizada en la repostería para decorar y rellenar postres como tortas, cupcakes y pasteles. Se prepara al baño María con claras de huevo, azúcar y unas gotas de limón o esencia de vainilla. Su consistencia es dulce, ligera y suave.

Receta de merengue suizo
📋 Contenido de la receta

Ingredientes necesarios para preparar el merengue suizo

El merengue suizo es una deliciosa crema batida que requiere de pocos ingredientes para su preparación. A continuación, te presentamos los elementos fundamentales:

Claras de huevo

Las claras de huevo son la base principal del merengue suizo. Se recomienda utilizar claras frescas y a temperatura ambiente. Para obtener un buen merengue, es importante asegurarse de que no haya ningún rastro de yema de huevo en las claras.

Azúcar

El azúcar es otro ingrediente fundamental en la receta del merengue suizo. Se utiliza azúcar granulada, la cual se va a disolver durante el proceso de preparación. Esto permite obtener una textura suave y consistente en el merengue.

Limón o esencia de vainilla

Para aportar un toque de sabor adicional, se puede agregar limón o esencia de vainilla al merengue suizo. El limón aportará un sabor refrescante y un toque ácido, mientras que la esencia de vainilla brindará un aroma y sabor característicos.

Cómo hacer el merengue suizo

La preparación del merengue suizo es sencilla y requiere seguir unos pasos precisos para obtener un resultado perfecto. A continuación se detallan los pasos a seguir:

Ingredientes para el merengue y cantidad

Para preparar el merengue suizo, necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 4 claras de huevo (aprox. 120 g)
  • 250 g de azúcar granulada
  • Limón o esencia de vainilla (a gusto)
  • 1 pizca de sal

Paso a paso de la receta

  1. Preparación: Antes de comenzar, asegúrate de que los utensilios que vas a utilizar estén completamente limpios y libres de grasa, ya que cualquier grasa puede evitar que las claras se monten correctamente.
  2. Baño María: En un recipiente resistente al calor, como un bol de acero inoxidable, combina las claras de huevo, el azúcar y la pizca de sal. Coloca el bol sobre una cacerola con agua caliente, pero sin que el agua toque el fondo del bol (baño María). Calienta esta mezcla a fuego bajo-medio, revolviendo constantemente, hasta que el azúcar se disuelva por completo y la mezcla alcance una temperatura de alrededor de 65-70°C (150-160°F). Esto ayuda a pasteurizar las claras y disolver el azúcar.
  3. Batido: Retira el bol del baño María y transfiere la mezcla a la batidora eléctrica. Utilizando el batidor, comienza a batir las claras a velocidad media-alta. Continúa batiendo hasta que las claras estén firmes, brillantes y hayan alcanzado la temperatura ambiente. Puedes agregar esencia de vainilla u otro saborizante si lo deseas.
  4. Punto de nieve: Sabrás que las claras están listas cuando al levantar el batidor, se formen picos rígidos que mantengan su forma. El merengue suizo tendrá una textura suave y sedosa en comparación con otros tipos de merengue.
  5. Listo para usar: Una vez que hayas obtenido el punto de nieve deseado, el merengue suizo está listo para ser utilizado.

Uso del baño María para la preparación

El baño María es fundamental en la preparación del merengue suizo. Al utilizar este método de cocción, evitamos que las claras de huevo se cocinen en exceso, obteniendo así una textura suave y ligera. Recuerda ajustar el fuego para mantener el agua a una temperatura suave mientras el bol se encuentra sobre el baño María.

Batido adecuado del merengue

Es importante utilizar una batidora eléctrica con varillas para batir el merengue suizo y obtener el resultado deseado. Al batir enérgicamente, lograremos que el merengue triplique su volumen y tenga una consistencia espumosa y satinada. Podemos verificar si el merengue está en su punto levantando el batidor o las varillas y comprobando si se obtienen picos estables. Si aún está aguado, se debe batir por unos minutos más.

Utilidades y decoraciones con merengue suizo

Receta de Merengue

El merengue suizo ofrece una amplia gama de aplicaciones en la repostería, permitiendo crear deliciosos postres y darles un toque especial. A continuación, te presentamos algunas formas de utilizar y decorar con merengue suizo:

Uso en postres como tortas, cupcakes y dulces

El merengue suizo es perfecto para decorar tortas, cupcakes, roscas o pajaritos dulces, añadiendo un aspecto elegante y dulce a estos deliciosos postres. Con una manga pastelera, se puede dar forma a hermosas rosas, hojas o cualquier otro diseño creativo sobre la superficie de las tortas y cupcakes. Además de su apariencia visualmente atractiva, el merengue suizo agrega una textura suave y ligera que complementa perfectamente el sabor de estos postres.

Preparación de merenguitos individuales horneados

Una forma deliciosa de aprovechar el merengue suizo es horneando pequeñas porciones para crear merenguitos individuales. Para ello, basta con colocar pequeñas porciones de merengue en una bandeja de horno y hornear a baja temperatura hasta que adquieran una textura crujiente por fuera y suave por dentro. Estos merenguitos son ideales como dulce acompañante en tazas de café o como decoración en postres más elaborados como la clásica leche nevada.

Relleno en tortas como el Pie de Limón

Una de las aplicaciones más clásicas del merengue suizo es como relleno en el famoso pie de Limón. El contraste entre los sabores ácidos y dulces crea una combinación exquisita en cada bocado. Para ello, se extiende el merengue suizo sobre el pie de limón previamente cocido y se realiza su posterior gratinado en el horno, logrando una capa dorada y crujiente.

Otras recetas que te pueden interesar

Subir