Receta de Ajiaco Chileno

El ajiaco chileno es un plato tradicional y reconfortante de la cocina chilena. Elaborado con carne, papas, verduras y condimentos, se disfruta especialmente durante las Fiestas Patrias y los meses de invierno. Descubre cómo prepararlo paso a paso, desde dorar la carne y añadir las verduras, hasta cocinarlo a fuego lento y servirlo caliente.

Ajiaco Chileno
📋 Contenido de la receta

Ingredientes necesarios para la receta de ajiaco

El ajiaco chileno es un plato tradicional y reconfortante que se elabora con una variedad de ingredientes. A continuación, se detallan los elementos necesarios para preparar esta deliciosa receta:

Carne de vacuno

La base principal del ajiaco chileno es la carne de res o vacuno. Se recomienda utilizar cortes jugosos y tiernos, como el lomo o la posta. Estos cortes aportan un sabor delicioso y una textura suave al plato. También tienes la opción de reutilizar carne asada sobrante del día anter, en este caso, no es necesario dorar la carne, ya que está asada o cocida.

Cebolla, zanahoria y pimentón

Para darle un sabor y aroma característicos al ajiaco, es fundamental contar con cebolla, zanahoria y pimentón rojo. Estos vegetales añaden un toque de dulzura y color al caldo, complementando perfectamente la carne.

Ajo y ají de color

El ajo y el ají de color son ingredientes imprescindibles en la cocina chilena, y no pueden faltar en el ajiaco. El ajo agrega un sabor intenso y aromático, mientras que el ají de color aporta ese toque picante y colorido tan característico del plato.

Papas y condimentos

Las papas son esenciales en el ajiaco chileno, ya que le dan consistencia y lo convierten en un plato sustancioso. Se recomienda utilizar papas criollas, que se cocinan fácilmente y conservan su firmeza. Además, se añaden condimentos como orégano, comino, sal y pimienta, que realzan el sabor de los demás ingredientes.

Caldo de costilla en polvo y cilantro/perejil

Para realzar el sabor del caldo del ajiaco, se utiliza caldo de costilla en polvo. Este ingrediente proporciona ese gusto tradicional y auténtico que caracteriza al plato. Además, se recomienda utilizar cilantro o perejil picado para decorar al momento de servir, agregando frescura y un toque de color.

¿Cómo hacer Ajiaco Chileno?

El ajiaco chileno es un plato tradicional y reconfortante de la cocina chilena. A continuación, te mostraremos los pasos sencillos para prepararlo en tu propia cocina.

Paso 1: Dorar la carne y añadir verduras

Comienza calentando un poco de aceite en una olla grande. Luego, dora la carne de res por todos lados hasta que esté dorada y sellada. Añade la cebolla, zanahoria y pimentón rojo picados, y cocina durante unos minutos hasta que estén tiernos.

Paso 2: Agregar condimentos y papas

Ahora es el momento de añadir los condimentos que darán sabor al ajiaco. Agrega el ají de color, el orégano, el comino, la sal y la pimienta, y mezcla bien. A continuación, incorpora las papas peladas y cortadas en trozos, y mezcla nuevamente para que se impregnen bien de los sabores.

Paso 3: Cocinar a fuego lento y sazonar

Para intensificar los sabores, agrega el caldo de costilla en polvo y suficiente agua caliente para cubrir todos los ingredientes. Reduce el fuego a fuego lento y cocina durante unos 30-40 minutos, o hasta que las papas estén cocidas y el caldo haya adquirido un sabor intenso. Asegúrate de probar y ajustar la sazón si es necesario.

Paso 4: Servir caliente y decorar

Una vez que el ajiaco esté listo, sirve caliente en platos hondos. Para darle un toque fresco y colorido, decora con cilantro o perejil picado. El ajiaco chileno está listo para ser disfrutado en cualquier ocasión, especialmente durante las Fiestas Patrias y los meses de invierno.

Ajiaco chileno listo

Variaciones de la receta de ajiaco

El ajiaco chileno es un plato versátil que se adapta a los gustos y preferencias de cada persona. Aquí te presentamos algunas sugerencias de variaciones para agregar un toque personal a tu ajiaco.

Agregar ajo, apio o huevo

Si quieres intensificar el sabor de tu ajiaco chileno, puedes añadir ajo picado finamente durante la cocción. El ajo le dará un aroma y un sabor distintivo al caldo. Otra opción es agregar apio picado en trozos pequeños, lo cual aportará un toque de frescura y textura al plato. Y si quieres enriquecer aún más tu ajiaco, puedes cocinar un huevo en el caldo al final de la cocción. El huevo añadirá una textura suave y cremosa al plato.

Opción de ajiaco de pollo

Si prefieres una versión diferente del ajiaco chileno, puedes optar por utilizar carne de pollo en lugar de res. El ajiaco de pollo es igualmente delicioso y reconfortante. Sigue los mismos pasos de la receta, pero en lugar de utilizar carne de res, utiliza trozos de pollo. El resultado será un ajiaco con un sabor suave y una carne tierna que se deshace en el caldo.

Recuerda que estas variaciones son solo algunas ideas para personalizar tu ajiaco chileno. No tengas miedo de experimentar con diferentes ingredientes y sabores para encontrar la combinación perfecta que satisfaga tu paladar.

Otras recetas que te pueden interesar

Subir